¿Cómo se debe limpiar una cocina industrial?

91 220 91 55
¿Cómo se debe limpiar una cocina industrial?

Las hay en restaurantes, centros educativos y sanitarios, residencias y empresas. Son grandes, tienen infinidad de aparatos y espacios de trabajo, destacan por un uso intensivo y acumulan grandes cantidades de grasa. Por eso, en la limpieza de cocinas industriales se necesitan productos y equipos especiales de los que solo disponen las empresas cualificadas, como la nuestra.

La limpieza de cocinas industriales es muy exigente. Está, incluso, regulada por una estricta normativa, tanto por cuestiones de seguridad como de higiene alimentaria. ¿En qué aspectos incide nuestro servicio?

- Sistemas de extracción: es la zona donde mayor cantidad de grasa se acumula. No basta con limpiar las zonas exteriores o los filtros, sino que es necesario hacerlo también en todo el sistema de evacuación de humos.

- Encimeras y zonas de trabajo: en una cocina industrial, la higiene es esencial por el riesgo que supone la proliferación de virus y bacterias. No solo limpiamos, sino que también desinfectamos, sobre todo, aquellos lugares que tienen contacto directo con los alimentos que se preparan.

- Espacios de almacenamiento: es importante prestar atención a despensas, frigoríficos o estanterías. Cualquier producto alimenticio se puede estropear, degradar y ser un foco de contaminación y malos olores. También aquí realizamos una desinfección en profundidad.

- Mobiliario y electrodomésticos: desde el interior de una cajonera hasta los muebles donde se guardan cacerolas o sartenes, hornos o cocinas. Todo tiene que ser limpiado con productos específicos. 

- Suelos y paredes: en una cocina, la grasa se adhiere a todas las superficies; pero, en el caso de las cocinas industriales, puede ser peligrosa por el riesgo de propagación de incendio o caídas (cuando se pega al suelo). 

Una limpieza en profundidad, como la que realizamos en Primera Imagen, reduce cualquier tipo de riesgo en las cocinas industriales. Además, sirve para alargar la vida útil de los aparatos, ya que, al estar limpios, funcionarán siempre de manera óptima.