La limpieza ecológica

La limpieza ecológica

Casi todos los artículos de limpieza que empleamos para desinfectar nuestros hogares contienen químicos que dañan no solo nuestra salud, sino también el entorno en el que vivimos. En este sentido, la limpieza de casa después de una obra supone un gran riesgo de contaminación por el alto índice de productos nocivos que se suelen utilizar.

Cuando hablamos de limpieza ecológica, nos referimos a ese cambio que se necesita a la hora de acometer nuestras acciones de limpieza. Todas ellas, por supuesto, teniendo como objetivo principal salvaguardar la salud de las personas y del medio. Más, si cabe, a la hora de acometer la limpieza de casa después de una obra, cuando se acostumbra apostar por los géneros más peligrosos, lo que complica el bienestar de los vecinos. Por lo tanto, es fundamental centrar todo el esfuerzo en la sustitución de los productos perjudiciales por los llamados “biodegradables”, que no causan ningún tipo de daño:

1. Vinagre: el vinagre se ha convertido en uno de los más potentes limpiadores en todas sus vertientes. Y es que, dependiendo de con qué otro elemento lo combinemos, podremos emplearlo para desinfectar distintas zonas y superficies. Por ejemplo, si mezclamos una cucharada de bicarbonato, un chorro de vinagre y un litro de agua, obtendremos un poderoso aliado para fregar suelos, encimeras, ventanas, cristales, etc. En definitiva, el vinagre acaba con la grasa y elimina el 99 % de las bacterias.

2. Limón: gracias a sus inmejorables propiedades, el limón es otro de los componentes que no pueden faltar en tu equipo de limpieza. Su jugo, mezclado con agua, sal u otro ingrediente, es el perfecto compañero para eliminar gérmenes sobre todas las superficies de baños, dormitorios, cocinas y salas.

Si necesitas completar tus conocimientos sobre limpieza ecológica o acerca de cualquier otro tema en el que somos expertos, contacta con Primera Imagen. Estamos encantados de poder ayudarte.

haz clic para copiar mailmail copiado