¿Usas correctamente la lejía y el amoniaco?

91 220 91 55
¿Usas correctamente la lejía y el amoniaco?

Como una de las empresas de limpieza en Rivas Vaciamadrid queremos repasar en esta nueva entrada algunas cuestiones a tener en cuenta a la hora de usar productos como la lejía o el amoniaco. 


Recuerda que estamos ante dos de los desinfectantes popularmente más potentes. Son básicos a la hora de limpiar espacios como oficinas, comunidades de vecinos. Espacios por los que decenas de personas pasan cada día. Esto hace necesario extremar las medidas de higiene al máximo. Por eso mismo, en Primera Imagen nos esforzamos por evitar la acumulación de suciedad y bacterias echando mano de productos de calidad. Recuerda que, además de la organización, el tipo de productos que se usen tiene un peso determinante en la calidad de los servicios de limpieza.


La lejía, conocida científicamente como hipoclorito sódico, ayuda a la erradicación de los microorganismos adheridos en todo tipo de superficies. Por su parte, el amoniaco es un potente desengrasante, eficaz por lo tanto para eliminar las manchas más rebeldes. Se aplica diluido en agua sobre ropa, telas o alfombras. Recuerda que la lejía y el amoniaco se pueden alternar en las tareas de limpieza, aunque hay determinadas cuestiones que los diferencian. Esto significa que, según la tarea en cuestión será más efectivo uno u otro. Por ejemplo, la lejía tiene un gran efecto aclarador y es ideal para el baño. Por su parte, el amoniaco es perfecto para los azulejos, las baldosas o los filtros de campanas extractoras de humos. Como una de las empresas de limpieza en Rivas Vaciamadrid te insistimos en que hay que diluirlo correctamente para evitar intoxicaciones. Tampoco hay que mezclar la lejía con otros productos ya que podría producirse la liberación precipitada del gas cloro y en consecuencia una intoxicación.